Mindfulness para madres: Un momento de paz dentro de mi propio reality (Parte I)

En estas fechas en las que se inicia la cuenta atrás de un año más y a muchas les viene una temporada de  estrés (reuniones familiares, Papá Noel, Reyes, cenas de empresa etc..etc..), os hemos preparado dos posts que hablan sobre una técnica muy usada estos días: el Mindfulness.

Lo escribe Gabriela Hernández, quien  nos comentará como ha incorporado ella esta técnica a su propia experiencia diaria como madre. Aquí os dejamos la primera parte.

¡Que lo disfrutéis y que sea de utilidad!

____________________________________

¿Quién no ha tenido momentos de desesperación, de no saber que hacer o  cómo actuar ante los lloros de nuestro primer bebe, o las exigencias de atención de los hermanos en los momentos mas inoportunos?. ¿Quién como madre, no se ha sentido cansada, agotada, e incomprendida?

Es como si la realidad aumentada de nuestros sentimientos nos invadiera. Solo quien ha sido madre comprende el cumulo de emociones que se vive. A veces he tenido la sensación de estar en un reality o en un gran hermano, donde todo se magnifica y parece cuesta arriba, desesperante.

Te apetece gritar, salir corriendo y te cuestionas a ti misma,  dándole vueltas a los por qués y las culpas… ¿será que no soy buena madre?, ¿es que no debí tener un hijo con esta pareja?, ¿debí quedarme solo con uno?, etc, etc….

Pero luego, a veces más tarde de lo deseado,  pasa… Al final siempre pasa y llega una sonrisa, un gesto o un roce con la piel de nuestro bebe, un beso, un abrazo de nuestro hij@ que nos tranquiliza, que nos permite sacar fuerzas y continuar.

En mi caso, tuve que volver a trabajar pronto, mi  primer bebe fue a la guardería desde los 4 meses y yo  en el trabajo estaba cansada y pensaba en mi bebe todo el rato y luego en casa, pensaba en el trabajo que tenia pendiente. Con lo que al final, nunca estaba 100% en momento presente. Era un circulo vicioso, del que al fnal pude salir con una valiosa herramienta que os quiero recomendar, el Mindfulness o Atención Plena.

Todo consiste en prestar atención al momento presente, disfrutando de las pequeñas cosas, no hay que hacer nada más, pero en los tiempos que vivimos no es  fácil y aunque la teoría es muy buena, la práctica es difícil, ya que estamos a una y mil cosas todo el tiempo.

Yo misma mientras escribo este artículo ahora, estoy con la tele encendida viendo a ojeadas una peli con mi marido y pendiente de que tengo que ir a darle una vuelta al bebe que está durmiendo.

Otro ejemplo muy común es ir al parque y ver que los padres estén con el móvil sin parar chateando o  hablando por teléfono. Con lo que prestar atención al momento presente sin juzgar, es una técnica que debemos trabajar e intentar ser constantes, ya que una vez que la incorporemos a nuestro día a día en la medida que podamos, es una herramienta de mucha ayuda para las madres.

Para nuestra suerte, la practicamos de manera inconsciente cuando estamos por ejemplo durmiendo a nuestros hijos y todo lo demás desaparece, escuchamos su respiración, sentimos su cuerpecito, su calor…. Estamos conectadas con ellos y nada más existe;  o cuando jugamos con ellos y el tiempo pasa sin que nos demos cuenta.

Vivir el momento presente es uno de los mejores regalos que nos podemos hacer a nosotras mismas y a nuestros hijos.

El estar centrado, te permite disfrutar al máximo de los buenos momentos  y potencia tu instinto para resolver las situaciones de estress. Por ello, espero haber despertado tu interés en esta técnica, basada en la meditación y que en la segunda parte de este artículo avanzaremos.

Te detallaré  7 de las prácticas que me han sido más útiles en los diferentes roles que tengo en mi día a día, como madre, amiga, mujer trabajadora, con mi pareja, con mis compañeros de trabajo, hijos, familiares, amigos, etc.

¡Hasta la II Parte!!

Post invitado de Gabriela Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *