¿Sabemos curar el ombligo de nuestro bebé?

El cordón umbilical como su propio nombre lo dice, es un cordón que une al embrión o feto a la placenta de la madre. Este contiene arterias y venas que sirven para el intercambio de sustancias nutritivas, y sangre entre el embrión y la placenta materna.

En el momento del nacimiento de nuestro bebé, el cordón umbilical se corta y se deja una porción del cordón sujeto a un clips, que necesitará una higiene para prevenir su infección y posteriormente se desprenderá y quedará  solo una pequena cicatriz que será el ombligo.

sabemos-curar-el-ombligo-2-blog-rosbags-bolsos-para-bebe

El cuidado del cordón umbilical es un tarea fácil, que consiste en mantener limpio y seco, como he dicho antes para evitar una infección llamada Onfalitis.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda la cura en seco en los países desarrollados, donde el riesgo de tétanos es casi inexistente por la inmunización del toxoide a la población general, y las medidas higiénicas del parto están establecidas de manera sistemática.

Esto significa, según las recomendaciones de la OMS, mantener el cordón limpio y seco, sin bandas elásticas ni gasas alrededor del cordón que puedan entorpecer el secado, así como usar ropa holgada y no cubrir la zona con el pañal. También apunta que la cura con antiséptico del cordón podría ser beneficiosa en los países en vías de desarrollo, o en aquellos en que los recién nacidos se queden en enfermerías y no con la madre, y para los niños que requieren un grado mayor de hospitalización.

Es por esto, que dependiendo donde te encuentres y las recomendaciones del personal médico; deberás tener a mano solución antiséptica (clorhexidina) ó alcohol de 70% y gasas estériles, y así  le podras hacer la higiene necesaria del cordón umbilical.

sabemos-curar-el-ombligo-4-blog-rosbags-bolsos-para-bebe

Entonces, si el personal médico te ha recomendado realizar la higiene con solución antiséptica (clorhexidina) ó alcohol de 70%,  los pasos que debes de seguir para la limpieza y cuidado del ombligo de un recién nacido son:

-La persona que realizará el cuidado debe lavarse las manos con agua y jabón correctamente, y posteriomente secarse las manos.

– Retirar la gasa, sí esta presente alrededor del ombligo; en ocasiones es un poco difícil de retirarla, por lo que la puedes humedecer la con el mismo alcohol de 70% o solución antiséptica  con el que vas hacer la higiene y así será más fácil la retirada de la misma.

– Posteriormente, humedece un nuevo trozo de gasa estéril con alcohol de 70% o solución antiséptica, limpia la zona y la piel de alrededor.

– Con otra gasa estéril, seca bien el área, ya que la humedad, puede provocar igualmente infecciones y un retraso en el proceso de cicatrización.

– Por ultimo, tienes que estar atenta cuando veas enrojecimiento, alguna secreción, mal olor  ó excesiva humedad en el área, ya que puedes estar en presencia de una infección y debes de acudir a tu matrona ó pediatra para que lleven acabo una revisión adecuada.

Recuerda, mientras no se caiga, el ombligo debe estar seco y limpio. Este tardará en desprenderse entre 8 y 10 días.

“Una madre es aquella que nos da amor y nos cuida todos los días de nuestra vida”

Pic by: www.crecerfeliz.eswww.siempremama.comcharhadas.comwww.guarderiasalamanca.com

Médico con 13 años de experiencia. Doctor en Medicina de la Universidad de Valencia (España) Especialista en Microbiología y Virología Clínica. CJ, tuvo la oportunidad de trabajar 5 años en Urgencias Hospitalarias por lo cual tiene amplia experiencia no solo en el diagnostico de enfermedades infecciosas sino también en Medicina General. Actualmente reside en Alemania donde continúa trabajando en proyectos de investigación.

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *