RosBags World: Los Niños y la Cocina

Aparentemente la cocina es solo cosa de adultos. Sin embargo desde hace algún tiempo los niños también son protagonistas de esta actividad en muchos hogares. Solo basta con ver los diferentes realities acerca de “pequeños chefs” que se mueven entre cuchillos y cucharones como cualquier adulto.

Dice el catálogo de una conocida marca de muebles originaria del norte de Europa, que “cocinar es un  ritual apasionante, una habilidad para toda la vida (…)” y que cuando los niños se inician en este “ritual”, las ventajas con múltiples, “desde que les guste comer cosas como las verduras hasta aprender a comer más sano o relacionarse mejor con los demás…”

rosbags-com-blog-los-nios-y-la-cocina-cooks-842244_960_720Cuando los niños participan en la cocina de casa, no solo sienten que pueden hacer cosas por ellos mismos, cosas cotidianas como alimentarse y alimentar a los demás, sino que toman contacto con las recetas familiares y con valores culturales que crean lazos familiares mucho más fuertes. Además los momentos compartidos en la cocina son de los que no se olvidan fácilmente porque no es solo el producto final que se degusta, sino todo el proceso en si mismo que se ha disfrutado.

Y pensareis que es peligroso, ollas con agua hirviendo, aceite caliente, objetos punzantes.. Y que es mejor que solo estén allí de forma puntual, mirando, ayudando en pequeñas actividades. Pero en realidad no es tan difícil de conseguir que los pequeños de la casa se involucren en la cocina. En la actualidad muchas marcas han lanzado al mercado cuchillos y otros objetos adaptados a los más pequeños para que cocinen con la mayor seguridad posible. Desde torteras con caritas de ositos para pasteles temáticos, hasta delantales y gorros para hacer de la actividad de cocinar una pequeña fiesta.

rosbags-com-blog-los-ninos-y-la-cocina-googleimagesEn todo caso, te indicamos unas cuantas recomendaciones para que el paso de tus pequeños por la cocina no sea algo anecdótico, sino que sea una actividad más dentro de la  cotidianidad de la familia.

1.- Déjales que experimenten. Corregirlos de forma constante hace que se aburran y que vean la actividad de cocinar más como un “deber” que como una diversión.

2.- No te enfades si comenten algún error. Aprenderán más sabiendo que se han pasado de sal que si les riñes y notas que te enfadas sin que sepan el por qué. Así mismo, olvídate si en algún momento reina el caos en tu preciosa cocina. Luego pueden limpiar juntos.

3.- No pretendas que hagan todo en el mismo tiempo que lo haces tu. El aprendizaje, sobre todo en niños, requiere algo de tiempo, de paciencia. Indícales cuanto tiempo se tarda en preparar tal o cual cosa, enséñales a llevar el tiempo con alguno de los aparatos que hay en el mercado para ello. Informales por qué esta preparación tiene que hacerse de tal o cual manera. Dicen que la cocina es amor… Y que hay que enamorarse de ella. Y como en cualquier relación, lleva su tiempo.  Así que ¡relax!

rosbags-com-blog-los-nios-y-la-cocina-ikea4.- Posiblemente se cansen, o se aburran. Intenta con preparaciones cortas, fáciles. Utiliza utensilios de colores y formas divertidas.

5.- Enséñales que cocinar es mucho más que alimentarse. Es una manera de compartir con otras personas sabores, olores y tradiciones. Al final es un gesto de generosidad.

¿Has cocinado con tus hijos?. ¿Cómo lo has pasado?. Seguro que se han divertido un montón.

¡Hasta el próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *