“Fly to the moon” o la maternidad cuando ya tienes 40 (2da parte)

Hoy os traemos la segunda parte ( y final) del post de la semana pasada sobre la maternidad cuando ya tienes 40 años.

¡Disfrutadla!

_________________________________________________

Y entonces, en esta espera, vi la luz….

Paso 4: CAMBIO DE ENFOQUE. Mi bebé no podía ser un hueco en mi agenda, tenía que ser la agenda entera. Yo había conseguido muchas cosas y muy buenas en este tiempo, me había desarrollado profesional, personal, sentimentalmente, estaba en mi mejor momento, y eso me tenía que aportar la serenidad y la sabiduría para saber que ahora tocábamos, mi bebé y yo,  no había que correr para conseguirlo, había que parar para recibirlo ….

Y me lo permití y nos lo permitimos. Ya tenía 40 años y de algo me tenía que servir todo lo hecho y aprendido hasta entonces. No llegaba tarde, llegaba cuando estaba preparada para darle lo mejor de mi, y estaba justo lista para recibirlo.

Empecé a cambiar: Mi bebé empezó a tener presencia en mi vida, mi tiempo, mi espacio, mi corazón, mi pensamiento, mis prioridades.

Cambios en mi agenda laboral: si el bebé va a venir tendré que dejar de tener jornadas de sol a sol, y empecé a reducir cosas y a decir que no a algunos proyectos ilusionantes, porque el más ilusionante ahora era mi bebé.

Cambios en mi gestión de ocio personal: hice sesiones de crecimiento personal –me ayudaron a no dejar que los estresores de la vida cotidiana exitosa me apartaran de mi vida actual, aprendí a conciliar sin hacer grandes renuncias (ahora tocaba más esto, en otro momento tocó más lo otro, ya iremos balanceando). Hice, si cabe aún más, trabajo corporal personal,  hice acupuntura –convocamos al palacio de los niños-, potencié mi conciencia del periné (no era nuevo, llevaba años haciendo este tipo de ejercicios corporales y danza del vientre, y ahora me daba cuenta que mi cuerpo estaba en muy buenas condiciones físicas para ser mamá. Tener buena conciencia y flexibilidad corporal es una muy buena situación física para un parto primerizo, más importante incluso que los impedimentos que pueda suponer el tener ya 40 años: la edad cronológica no asegura una buena forma y conciencia física).

 rosbags.com-blog-maternidad-despues-de-los-40-corepilates.com.jpg

Le quite estrés a los fines de semana, mi chico fue un bendito de paciencia aguantando mi estrés previo, y pude concentrarme en disfrutar de los encuentros de pareja, la mejor manera de que un bebé venga es desde el disfrute y la alegría de estar juntos, de concebirlo y recibirlo y no desde el estrés de una app del móvil y de tener que forzarnos a que las cosas tengan que ser cuando tocan.

Paso 5: SUCEDIÓ. Mi bebé por fin llegó. Ella sabía que yo estaba preparada para recibirla y entonces decidió llegar. Ni antes ni después, ni pronto ni tarde, justo en su momento y mi momento.

Recuerdo aún como un día antes de la primera falta me hice el predictor y dio positivo. Sabía que esa vez era la vez, mi cuerpo me lo estaba diciendo, no sabría bien explicar cómo lo sabía, pero lo sabía. Y su hermana, en la fiesta de su propio cumpleaños fue la encargada de ir diciendo a los familiares conforme llegaban, que el bebé estaba en caminooooo. Fue un día precioso para todos.

Y empezamos a caminar con ella, cogidos de la mano.

Tras plantearle a mi ginecólogo de toda la vida (sí, el de la citología y el del protocolo dice que hay que esperar)  que quería hacer parto natural  y él decirme, “¿es que te gusta sufrir porque sí?” decidí que con el haría las costosas pruebas médicas del embarazo, pero que el parto sería con gente que caminara con nosotros y nuestra sintonía.

 Y aparecieron los caminantes. El ginecólogo naturista, con el que tuvimos un montón de sesiones de control de embarazo los tres (mi pareja, mi chiquilla-hermana del bebe y yo) y la psicóloga naturista con la que hicimos la preparación al parto desde el mes 4, asistiendo los tres en familia una vez a la semana. Fue un ritual precioso, íbamos creando un espacio físico y emocional real en nuestras vidas para el bebé. Vimos partos, preguntamos todo lo preguntable, aprendimos e hicimos juntos desde el respirar, los movimientos de cadera y periné, cómo afrontar y movernos con las contracciones …

rosbags.com-blog-maternidad-despues-de-los-40-webchainstories.com

Y seguí trabajando, hasta que mi bebe decidió avisarme de cuándo tenía que parar. El embarazo fue fenomenal, yo me encontraba bien, ¡¡¡va a ser que la vida sana y en forma que llevaba antes del embarazo y la madurez mental de los 40, sí ayudaban!!! Y un día, 15 días antes del parto, mi bebé me mandó señales claras de que debía parar, no fueron terribles pero eran importantes y estaba atenta y las que escuché, y ese mismo día le dije a todo el mundo que me iba a casa a esperar que ella y yo estuviéramos preparadas para el nacimiento. Y así fue, como me había explicado la preparadora del parto, cuando las dos estéis en sintonía el parto vendrá.

Y llegó, una calorosa noche de sábado de junio, con todos los vecinos cenando en los patios interiores al aire libre de mi manzana de edificios, y mi marido y yo llevando adelante el ritual de pasaje más hermoso que hemos vivido juntos. Él, en su papel, tenía que ser mi voz, mi memoria, mi director de orquesta, para ayudarme a hacer presente armónicamente todo lo que habíamos aprendido juntos en la preparación al parto. Yo, tenía que dejarme ir, como en un trance, un ritual compartido por nosotros dos junto con el ginecólogo y la doula que estaban en casa. Tras 19 horas de parto en casa fuimos al hospital, tenían que ayudarme un poco a acabar de dilatar y todos decidimos que lo mejor era acabarlo en el hospital, donde finalmente nació mi bebe 2 horas más tarde. Fueron las 21 horas más especiales de mi vida. Y mi bebe salió y se posó en mi vientre, y mi marido le corto el cordón mientras ella se agarraba ya allí a mi pecho. Salió hacia la habitación ya mamando y en mis brazos.

rosbags.com-blog-maternidad-despues-de-los-40-newkidscenter.com

Fue mágico.

Y luego fue también caótico, y sereno, y hermoso, y estresante, y tantas cosas más, que es una experiencia irrepetible diariamente.

Paso 6: LA VIDA SIGUE. Y había que seguir con lo nuevo ilusionantemente caótico y con lo viejo importante y estresante.

¿Recordáis lo de que si algo puede complicarse, va y se complica? Y me tocó preparar y presentarme a una oposición durante los tres primeros meses de mi baja maternal. Y mi bebé casi no dormía por el día (es demasiado curiosa y feliz como para perderse algo de lo importante de la vida), así que yo tenía que estudiar de madrugada. Y el agotamiento mental-físico y la felicidad iban parejos en este tiempo, alternándose según fuera de día o de noche.

Pues sí, pero ahora ya todo tenía otra sintonía vital. La oxitocina nos protege y pude resolverlo, sin caer enferma ni volverme loca, y disfrutarlo al mismo tiempo.

Aprobé la oposición y pude estar con mi hija plenamente dedicada a ella otros tres meses, tras la oposición y antes de incorporarme al trabajo. Le dí sólo pecho hasta el mes 6, y se lo seguí dando hasta que ella ya no lo necesitó más (allá por los tres años y pico).  

Reduje mi jornada laboral de una manera importante hasta que cumplió 2 años, para que no tuviera que ir a una guardería y estuviera en casa cuidada por mí y una chica que contratamos entresemana que me ayudaba (¿recordáis lo de que éramos una pareja moderna que trabaja en ciudades diferentes???!!!) y los fines de semana estaba siempre con su papá, su hermana, su mamá y toda la familiaaaa.

Mi bebé me ayudo y me ayuda a saber ajustar mejor mis tiempos y prioridades.

Ahora soy una preciosa mujer, una esposa enamorada, una profesional de éxito (sigo en auge), un miembro de una familia feliz y una supermamá (sigo viviendo sola entre semana con la nena en la ciudad donde yo trabajo, pero aún contamos con una chica estupenda que nos ayuda entre semana).

Y todo ello al lado de una niña muy viva, curiosa, activa, sociable, bella, alegre y feliz que nos hace mejores personas y que nos permite ser testigos de la grandeza de la vida. Es un privilegio poder ver y compartir con ella cómo se desarrolla su mente, sus emociones, su cuerpo, cómo va descubriendo y enriqueciéndose,  en cada momento y cada paso que da.

rosbags.com-blog-maternidad-despues-de-los-40-ibelieve

Como me dijo la preparadora del parto, los niños con apego seguro cuando tienen suficiente de lo que necesitan recibir de cada experiencia, dan señales a sus padres de que están preparados para el paso siguiente, es importante observarles empáticamente y sin estrés,  y darles lo que necesitan en cada momento, así crecerán seguros, fuertes, sanos, alegres y curiosos.

Y así ha sido.

Mi hija nos dijo el día que quería irse a dormir ella sola, con 2 años, y así lo hicimos y dejamos el colecho y desde entonces duerme feliz sola en su cuarto.

Me avisó a los 2 años que quería que probáramos a hacer pipí en el orinal. Y con 3 años recién cumplidos, me dijo que quería que le quitara el pañalete por la noche y que ya no tomaba tetilla de bebé, que sólo tomaría tetilla de mayores y por un tiempo.

Come fenomenal  y disfruta comiendo, sabe cuando algo le gusta y cuando no, pero le gusta probar las cosas antes de decir que no.

El primer día de colegio con 2 años (sin haber ido nunca a la guardería antes) entró alegre, curiosa y feliz, dando abrazos a sus compis de clase y con los ojos como platos viviendo la experiencia intensamente.

Y está sanita y fuerte, los temidos virus escolares parecen no afectarle demasiado.

Y así sigue y así seguimos, dando gracias a la vida, por tenerla y tenernos y saber ordenar y vivir la vida y sus cosas, en lo justamente importante.

Me siento bien con mis 44 años… y los 45 ya están…a la vuelta de la esquina!!!!

____________________________________

Queremos agradecer de corazón la colaboración de Marían y desde aqui mismo le animamos a que cuando quiera, nos siga contando sus historias maternales. Esperamos además que este post, en dos tiempos, les haya gustado y nos encantaría además que nos contarais como ha sido vuestra experiencia con la maternidad, sobre todo si han sido madres pasados los 40. Y por supuesto, que compartáis. Nos enriquecemos tod@s.

¡Hasta la próxima semana!

Fotos: Google Images /chiropractormidtown.com; corepilates.com; ogpnews.com; ibelieve.com; webchainstories.com

“Siendo una mujer sin hijos, he tenido la oportunidad, en varias ocasiones, de vivir la maternidad muy de cerca. Es increíble cómo la mujer desaparece para volcarse por completo en su bebé. Por eso, cuando Rosana me invitó a desarrollar con ella RosBags no me lo pensé dos veces."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *