El embarazo y mis consejos

Tengo una libreta Moleskine donde cada vez que viajaba con mi novio, mi actual pareja, me apuntaba pensamientos, cosas importantes que yo consideraba que me habían ocurrido y/o alguna pintura o lugar que me pareciera realmente bonito.

Durante el embarazo prometí que escribiría en esa libreta para que nunca se me olvidaran, todos y cada uno de los cambios que sentí durante el embarazo. Lo primero que me chocó fue la actitud de algunas de mis amigas y conocidas, que cuando comentaba lo mal que me sentía, me decían “es normal” y yo pensaba, por supuesto que es normal, lo que no quiere decir que me sienta terriblemente mal, ¿donde está la consideración de estas chicas? o ¿es que se les olvidó como se llegaron a sentir embarazadas?. Seguramente era por las hormonas que las tenía revueltas, pero si, algunas reconocían que se les había olvidado, recordaban una que otra cosa pero no todo, por eso yo me lo quería apuntar todo en mi libreta.

La primera vez que esperaba el período y no me llegaba, sentía unos pinchazos en el vientre muy fuerte y recuerdo que hasta se me aguaron los ojos y pensé, ¡dios que me llegue de una vez!  SI, tuve las hormonas revueltas desde el primer día. Una vez recuerdo que lloré porque se había terminado el aceite de oliva y el vinagre y tendríamos que ir al súper y porque eso de comprar no terminaba nunca!, la verdad es que mi chico es un santo, lo que hay que aguantar!!

el-embarazo-y-mis-consejos

Vía

Después de que supe que estaba embarazada, poco a poco comencé a sentirme como si retuviera todos los líquidos del mundo, es decir totalmente hinchada, aunque a la vista no era así, según Pablo claro. Nunca tuve vómitos, ni náuseas como en las películas, yo por el contrario lo que sentí fue una sensación de llenura que me llegaba hasta la garganta, a la vez de un vacío en el estómago. Me dijeron que comiera una galleta y si, se me pasaba, pero a las dos horas me volvía a sentir mal, de galleta en galleta rodaría en cuestión de 2 meses!. Al cepillarme los dientes me sangraban las encías, también me sentía mareada, pero afortunadamente daba clases de yoga y lo hice hasta casi los siete meses, eso me alivió mucho la parte física, en casa también practicaba con un balón de pilates. Solo tuve un día una jaqueca insoportable y la solución fue acostarme a oscuras, porque no podía tomar ninguna medicina.

Hacia el séptimo mes me dolía mucho el ligamento del útero porque se estaba estirando, esto me dejaba coja!, el médico me dijo que a medida que ganara más peso el dolor sería peor, y que se me pasaría cuando tuviera al bebé. Esto sin contar con la sensación que sentía en la vagina, me sentía como dice Kaz Cooke en su libro EMBARAZADA: LA GUIA INDISPENSABLE PARA MADRES PRIMERIZAS, “como si por ahí hubiese pasado un equipo de fútbol”, totalmente cierto!

Para el dolor de espalda me puse una faja-cinturón, esta era de las elásticas que se cogen con velcro debajo de la barriga, eso hacía que descansaran las lumbares y para conducir, como seguía teniendo reuniones y supervisaba las obras compré un cinturón de seguridad especial para embarazadas, aquí os dejo ambas cosas.

Bebía mucha agua porque me dijeron que limpiaba el líquido amniótico, pero eso hacía que fuera al baño más de lo normal, además de lo que suponía tener oprimida la vejiga por la barriga, cuando creía que había terminado de hacer pis, había más!

el-embarazo-y-mis-consejos

A veces dormía tumbada boca arriba, con una almohada debajo de las rodillas, así descansaba la columna, otras veces de lado con una almohada entre las piernas, esto además de la almohada de dormir y de la que abrazo normalmente. Cuando comía me llenaba muy rápido, en realidad, os lo digo de corazón, todo no te cabe, y cuando digo todo, quiero decir que o estas llena, o tienes ganas de ir al baño, ¿me explico?!

Lo mejor de estar embarazada es que haces unas siestas con un sueño profundo, que apetece dormir toda la tarde, recuerdo que pensaba, tengo que dormir mucho porque luego no tendré mucho tiempo para hacerlo y efectivamente fue así. Como dije en un post anterior, para mí, el embarazo es una experiencia totalmente física, no quiere decir que en paralelo no vivas una experiencia emocional importante, pero después de esto entiendes lo valiente que somos las mujeres!!. Os deseo un embarazo light!!

Pic by Raquel Martínez

"Soy madre de mi pequeña Isabella, la inspiración de esta marca. Con ánimo de emprender nuevas y desafiantes actividades, he creado RosBags, una marca española de bolsos cambiadores con el diseño y estilo de un bolso de mujer."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *