Doula: te acompaña hasta donde quieras

Es bien sabido -nos podemos remontar a estudios antropológicos- que el nacimiento ha sido cosa de mujeres. Ancestralmente, las mujeres se han rodeado de mujeres durante la crianza de sus hijos. En los partos, eran las mujeres expertas de la tribu quien ejercía de partera. En la Naturaleza, son las hembras mamíferas las que paren rodeadas de hembras o en solitario, son las hembras las que se encargan de cuidar a los cachorros de la manada… mientras los machos son cuidadores, en algunos casos suministradores de alimentos.

Las mujeres necesitamos de mujeres para aprender e integrar los procesos femeninos a lo largo de la vida. En algún tiempo se compartían los embarazos y las parteras acudían a las viviendas para atender a las mujeres de parto. Las vecinas, las amigas, las mujeres de la familia compartían este acontecimiento y la lactancia materna era considerada como lo normal.  Las niñas, desde pequeñitas, veían a las mujeres embarazadas parir y a los bebés ser amamantados, con lo que cuando llegaban a ser madres ya tenían la lección aprendida. Y no había duda de lo que era lo mejor.

Ahora son bastantes las mujeres que llegan a ser madres a una edad en la que no es fácil encontrarse con niños pequeños en el entorno. Incluso algunas llegan a tener un primer hijo sin haber tenido un bebé en brazos, sin haber visto siquiera cómo se amamanta.

La sociedad hoy no facilita mucho las cosas, el sistema no se para en atender a una mujer de parto en todo el tiempo que necesita durante su proceso.  No es productivo. Programan los ingresos, inducen los partos, aceleran los nacimientos.  Y las mujeres se sienten en la mayoría de los casos solas y abandonadas,  incluso teniendo al lado a su pareja.

En los años 70 surge la Doula, a pesar de que esta figura de mujer había existido siempre.  En varios estudios se dieron cuenta de que una mujer de parto acompañada por otra mujer se sentía mucho mejor y facilitaba el proceso en todas sus partes.  Además de disminuir el número de intervenciones, de gasto farmacéutico, de cesáreas…

Y comienza en boom Doula en todo el mundo. En algunos países, las mujeres ya acuden a parir al hospital con su Doula.  En otros, incluso hay Doulas en el hospital para aquellas mujeres que no tienen y desean una.

doula-collagemamis-blog-rosbags

Fotos Blog de AMAMADOULA

Por ello decimos que la Doula es la mujer con experiencia en partos que acompaña a otra mujer en procesos de maternidad. La figura de la Doula resurge desde esta necesidad de compañía, de apoyo, de comprensión, de acompañamiento…

Las mujeres que han sido acompañadas por Doulas en cualquier momento del proceso de maternidad (embarazo, parto, posparto, lactancia, crianza…) han demostrado un empoderamiento y un aumento de la confianza en ellas mismas. Porque tener al lado a una mujer que se siente como amiga, hermana, compañera… que informa y que apoya, que empatiza, que comprende, que vive y que siente cada momento, cada situación, que no cuestiona y que no juzga, aporta una serenidad y una toma de consciencia que supondrá un antes y un después en la vida de la  mujer que deviene madre.

Y los nacimientos son menos intervenidos, y los partos son menos medicalizados.  Hay menos depresión pos parto, las madres están más tranquilas y los bebés también, la familia en su conjunto, es más feliz…

Pic by Blog AMAMADOULA

Si estas interesada en contactar con AMAMADOULA, puedes escribir al email: amamadoula@gmail.com

2 comments

  • Beatriz

    Me encanta, muy emotivo Concha.
    Admiro tu recorrido y tu vocación.
    Te felicito de todo corazón por todo lo que estas haciendo y te animo para que sigas adelante con todo lo que tengas entre manos y neuronas 🙂
    Un abrazo

    • Muchas gracias, Beatriz, porque tus palabras reconfortan. Seguiré haciendo esto que tanto amo hasta que las fuerzas me acompañen, porque estoy convencida de lo que supone para una mujer tener a SU Doula cerca, siempre que la necesita.
      Un sincero abrazo. De Doula.
      Concha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *